Santa

En esta Navidad regalame una pista para encontrarme donde me perdí y no me vengas con brújulas porque nunca supe usarlas.
Quiero recibir un llamado especial, ese que resulta el más imposible de todos.
Necesito un cordoncito negro para mi luna turca porque el que tenía se rompió.
Me gustaría que me regalaran una multiprocesadora (de esas que hacen de todo) para preparar, entre otras cosas, los daiquiris más ricos del planeta y tomármelos toooooooodos esa noche.
No te pido un novio porque de eso se va a encargar mi amigo Caracol, aunque si pienso dos veces en el apodo que lleva,el novio va a llegar para el siglo XXV.
Sería genial encontrar en algún lugar de mi casa un boleto que me llevara al mar en pleno otoño pero no sé si te encargás de regalar cosas por adelantado.
Pedirte que atrases las agujas del reloj y me lleves a otras épocas de mi vida sería demasiado pretencioso asi que me conformo con que impidas el olvido.
Ah! Este creo que es uno de los deseos más importantes: un día entero con Boni y Ang para reírnos hasta que nos duela la panza.
A medida que escribo me doy cuenta de que esta puede resultar una carta interminable y no debo ser egoísta porque seguramente estás tapado de trabajo y debe haber gente que necesita cosas mucho más poderosas que yo por lo tanto creo que por este año me voy a plantar acá.
Acordate que me mudé, que ya no vivo en Ayacucho y que mi casa es la que tiene el balcón con la alegría del hogar color fucsia y la santa Rita creciendo a pasos agigantados.
Si no podés cumplir ninguno de mis deseos no te preocupes porque esta mujer de la paciencia infinita puede seguir esperando hasta el año que viene.
A pesar de todo el trabajo que te espera, deseo que pases una muy Feliz Navidad.

Anuncios

~ por Siworae en diciembre 17, 2008.

2 comentarios to “Santa”

  1. ¡Vamos! Copate, Santa.

  2. Guarda la tosca: a mi modesto entender, Santa RARAS VECES trae lo que uno le pide. Si le pedís suponeteee… un órgano para tocar música en las reuniones con amigos, te trae una miserable flauta dulce. A veces hace al revés, pedís un perrito de peluche y te trae uno que camina y ladra, pero que nunca va a ser el perrito de peluche con ojos tristes que viste en la juguetería de la esquina. No sé si será sordo, o chicato, o es un problema de entendimiento de su parte o incapacidad para comunicarme de la mía, pero siempre, siempre me pasó eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: