Siliconas

A pesar de ser mujer y tener diez millones de imperfecciones físicas nunca terminé de entender
esa manía desenfrenada del género femenino por las cirugías estéticas.
A veces miro un rostro y me parece que lo he visto en algún otro lugar, como si conociera a esa persona de otro lado o bien de otra vida y cuando siento que la duda va a terminar de quemar mi sistema sináptico por completo caigo en la cuenta de que no se trata de un deja vú sino de miles de mujeres que pasaron por el mismo cirujano o copiaron los rasgos de una sola persona en una hoja de calcar y la estamparon en el quirófano más próximo a su domicilio.
Cuando “Nueve semanas y media” vió la luz en este mundo todas las mujeres del planeta querían tener la misma boca que Kim Basinger y fué así como, agotando el stock de siliconas de nuestro sistema solar, las féminas pasaron a tener labios carnosos y boca en forma de corazón.
Los hombres encantados, las mujeres ilusionadas con conseguir a un clon de Mickey Rourke y yo seguía sin entender el por qué de tanto alboroto.
Hace dos días que tengo alojado en mi labio superior a un intruso de proporciones interesantes, un intruso que de lejos no revela su verdadero origen y me ha convertido en una réplica morena de la susodicha y blonda actriz.
Habiendo obtenido esa semejanza de manera gratuita y siendo consciente de que me convierte en la envidia de más de una mujer, sigo preguntándome qué le encuentran las demás al beneficio de tener una boca inflada como un globo aerostático con el agravante de que la sensibilidad queda a un costado por tiempo ilimitado.
¡No veo la hora de que este grano abandone mi labio! ¡Quiero mi boca original! ¡Nunca en la vida me pondría siliconas, nunca, nunca, nunca!

Anuncios

~ por Siworae en junio 18, 2008.

6 comentarios to “Siliconas”

  1. Tampoco comprendo esa obsesión siliconada pero tengo conocimiento de que no necesitas el vil artificio.
    Eso sí, esa boca es mía, jajaja.
    Sigo esperando las fotos.

  2. pan mojado en leche tibia y “madura” más rápido 😀

    la falta de aceptación hacia una misma es lo que las lleve a someterse a cualquier procedimiento… Yo me miro las arrugas y me digo: mierda! cómo estoy!, pero ni en pedo me estiro, voy para 45, y aceptar eso y lo que el tiempo ha hecho con mi envase, es parte de mi existencia…

  3. Además… algunas se arruinan mal.
    Muejres que eran una verdadera belleza en lugar de llevar la madurez con dignidad y la alegría de tener arrugas por buenas risas… se transforman en monitos estirados salidos de una línea de producción.

    Yo quiero que vuelva Adriana Brodsky como “la nena” y no eso que es ahora. (Igual le doy, aclaro)(aunque sea por los recuerdos).
    Y para el granito debería… no, mejor me callo, jajajajaja.

  4. :-S a mí me funciona la arcilla, barro o lodo…
    un abrazo

  5. ZZZZZZZZZZZZzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

  6. ZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: