完全一致項目 為 彼 映画館

Cuando se apagan las luces de la sala, la alquimia entre la pantalla y yo es perfecta.
No permanezco inmóvil, voy mutando. De pronto soy protagonista, luego actor secundario y trato de memorizar el pie que me dan o el signo que queda grabado en el lugar exacto donde debo pararme, busco la mejor luz para que la fotografía sea impecable, recorro locaciones durante meses para ser fiel al guión y al final observo la escena detrás de la cámara, juego a dirigir, le pido a mi elenco que con la mirada o las inflexiones de voz transmita cada emoción que quiero que llegue al espectador.
Hoy fuí Saigo (llorando por miedo, amor y angustia), Kuribayashi (pidiendo morir con honor), Shimizu (prefiriendo la deshonra antes que matar a un inocente), Hanako (esperando el regreso de su amor) y al final me convertí en una de las tantas y tantas cartas que quedaron enterradas en la pequeña isla de Iwo Jima, allá lejos, en la milenaria Japón.

Anuncios

~ por Siworae en febrero 22, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: